guia ortodoncia

Todo lo que debes saber sobre la ortodoncia

La ortodoncia es, con toda probabilidad, la especialidad por la que más se nos reconoce a los dentistas.

Un reconocimiento que no es casual, puesto que se encarga principalmente de analizar y de corregir la posición de los dientes y de la función de la masticación, a grandes rasgos.

Por eso, una gran demanda de nuestros pacientes se centra en este tratamiento, ¡conoce aquí cuáles son nuestros tratamientos de ortodoncia!

Desde Clínica Lorenzo os mostramos una completa guía para que tengas toda la información sobre la ortodoncia. No sólo te contamos qué es la ortodoncia y para qué funciona, os vamos a hablar sobre los tipos que existen y las soluciones.

¿Qué es la ortodoncia?

Empecemos por lo más básico: ¿qué es la ortodoncia? Se podría definir como la especialidad médica o sanitaria que se encarga de estudiar, prevenir o corregir las diferentes alteraciones en el crecimiento, forma de arcadas o posición de los dientes.

que es la ortodoncia

A este respecto, existe el mito de que la ortodoncia consiste en “mover dientes”, ¡implica mucho más! Cuando hablamos de esta especialidad, se afrontan otras problemáticas dentarias como la corrección en alteraciones de maxilares, de su cara y de la función de la masticación.

Este último punto es realmente importante. Muchas veces se piensa en la ortodoncia desde una perspectiva estética, pero el objetivo primordial es funcional.

Así, y a no ser que se encuentre en casos extremos, si una persona tiene los dientes ligeramente separados, no tiene porqué necesitar de una ortodoncia, siempre y cuando la oclusión sea correcta y no existan problemas de disfunción temporo-mandibular (ATM).

La oclusión dental, el objetivo funcional a conseguir

La función principal de un tratamiento ortodóncico consiste en que el paciente tenga una buena oclusión dental pero, ¿qué es exactamente la oclusión dental?

oclusion dental

La oclusión dental hace referencia a la alineación de los dientes y a su posterior ajuste entre los dientes superiores e inferiores, lo que comúnmente se denomina mordida.

De esta manera, una buena mordida se corresponde con el encaje de las cúspides de los dientes molares superiores en los huecos o surcos de los dientes molares inferiores.

Por eso, el ortodoncista tiene como principal premisa que no haya una maloclusión entre el maxilar superior e inferior. Es decir, que el engranaje entre ambos sea perfecto.

Análisis de las maloclusiones

Antiguamente, esta cuestión era abordada como una simple y correcta posición de las piezas dentales. La realidad, tal y como podemos corroborar hoy en día, es mucho más compleja en el mundo de la ortodoncia.

Además de la correcta posición de los dientes y de su buena relación molar, la relación mandibular con el maxilar superior, así como el tipo de cara del paciente, eran otros factores clave en las maloclusiones.

La variante facial determina, por ende, si las piezas dentales están más adelantadas unas de otras,  retrasadas, más abiertas o cerradas o desplazadas para un lado.

Clases de maloclusiones

Según las diferentes variables que nos ofrece la posiciones de los dientes y la estructura ósea, las maloculisiones se pueden dividir en tres clases diferentes. ¡Veamos cada una de ellas!

Maloclusión Clase I

Este tipo de maloclusión se corresponde a un apiñamiento dental, pero el paciente tiene una relación normal entre su maxilar superior e inferior. En este caso, surge una posición adelantada o retrasada de las piezas dentarias sobre sus estructuras óseas. Este tipo de maloclusiones son las más comunes dentro del campo de la ortodoncia.

Maloclusión Clase II

La maloculisón declase II se produce cuando existe un adelantamiento del maxilar superior, independientemente de la posición atrasada o no de la mandíbula. Así, el maxilar superior está en posición correcta, pero el problema se produce en el maxilar inferior.

Maloclusión Clase III

La maloclusión de clase III se produce cuando el maxilar inferior sobresale con respecto al superior, existiendo una incorrecta relación entre bases óseas.

Como ya hemos comentado, la ortodoncia es un campo tremendamente complejo, donde la estructura facial del paciente puede jugar un papel determinante en su correcto diagnóstico.

La estética, basada en el principio de normalidad

Desde el principio, ya os decimos que el principal objetivo de la ortodoncia es lograr una buena estética y una correcta función dentaria en relación a la estética facial y a la sonrisa. Nuestra recomendación para corregir este tipo de alteraciones es principalmente funcional y, en segundo lugar, estética.

Sabemos que la estética o la belleza es un concepto realmente subjetivo. Entonces, y aunque sólo sea con fines estéticos, ¿cuándo creemos que es necesario intervenir?

La solución, a pesar de parecer relativa, se basa también en un parámetro establecido. Decidimos intervenir con fines estéticos siguiendo las directrices de la Sociedad Española de Ortodoncia y ésta se sigue estableciendo el principio de normalidad.

El parámetro de normalidad se centra en aquellos componentes anatómicos  que se consideran aceptables y armónicos, ofreciendo el equilibrio funcional y estético necesario, no en un aspecto ideal de la belleza, adaptándolo a los rasgos personales y raciales de cada paciente.

¿Cuándo se comienzan con los tratamientos de ortodoncia?

Si bien es cierto que cada caso puede ser distinto, siempre hay un patrón que tiende a repetirse para la visita de un ortodontista.

Por norma general, un niño debe acudir a su primera consulta con el ortodontista a los 6 años de edad. Esta edad no es para nada casual. Es cuando comienza aproximadamente el período de dentición mixta, con el surgimiento de los primeros molares permanentes.

edad primera visita ortodoncista

En este momento, al sustituir otras piezas que periódicamente se van perdiendo, es necesario vigilar que la erupción de los molares sea sin perder su posición original y sin que se desplacen de forma anómala.

Se trata del período en el que los dientes de leche (piezas dentales temporales) se van sustituyendo, paulatinamente, por los dientes permanentes o primarios. La dentición mixta suele comprender entre los 6 y los 12 años.

Muchas veces, se piensa en que ir a la consulta de un ortodontista lleva inherentemente la necesidad de colocar un aparato o que es una cosa de adolescentes. Como veis, ninguno de ambos casos es así.

Debido a que la ortodoncia se encarga también de la prevención en el correcto desarrollo en la orientación de las piezas dentales, es preciso que tengan una primera consulta mucho antes de la adolescencia con el fin de poder tomar la mejor decisión para el niño, no cuando cuente con la dentición permanente totalmente desarrollada, que suele ser a los 14 años, a falta de la erupción de las famosas “muelas del juicio”.

¿Existen los retratamientos de ortodoncia?

Se suele pensar que, una vez realizado el tratamiento de ortodoncia y de haberse realizado la corrección adecuada, ya no es necesario hacer otro tratamiento de características similares en la vida.

Aunque no sea habitual, sí que es cierto que en algunas ocasiones un paciente que ya tuviera, en su momento, que realizarse un tratamiento de ortodoncia, tenga que volver a hacer uno de nuevo. Normalmente por no utilizar la retención prescrita por el ortodoncista.

En Clínica Dental Lorenzo, hemos tenido casos de pacientes que llevaron una ortodoncia de niños y que, por diferentes causas, han venido a la consulta tras haberse movido de nuevo sus dientes, teniendo que recomendarles un nuevo tratamiento ortodóncico.

Esto se conoce como retratamiento de ortodoncia, por lo que no deseches los problemas de oclusión si ya tuviste en su día ortodoncia. ¡Podría volver a sucederte de nuevo!

Tipos de tratamientos de ortodoncia, según el desarrollo dental

Viendo a la edad a la que es conveniente acudir a un ortodoncista por primera vez, ya podemos vislumbrar cuáles son los tipos de tratamientos que se realizan en la ortodoncia, en función de la edad del paciente y el desarrollo de sus piezas dentales.

Veamos cuáles son los tipos de ortodoncia según el momento en el que se tiene que aplicar el tratamiento.

Ortodoncia Preventiva (como método de prevención)

La ortodoncia preventiva es aquella que se encarga de actuar antes de que surjan las desviaciones de los maxilares. Una desviación que podría tener numerosos inconvenientes en el desarrollo bucofacial. Su objetivo es evitar una posible mala oclusión desde el principio.

ortodoncia preventiva

Para su corrección, se suelen utilizar aparatos removibles para su corrección y adecuación a la erupción de las piezas dentales permanentes, como los mantenedores de espacio o la extracción de los dientes supernumerarios, esos dientes “extra” que pueden surgir a estas edades.

Estos mantenedores se encargan de establecer el correcto espacio de reserva o de deriva.

Ortodoncia interceptiva (en pleno desarrollo)

La ortodoncia interceptiva se encarga de corregir las posibles desviaciones de los dientes que se están desarrollando y que todavía permiten una alteración para que evolucione de manera favorable.

ortodoncia interceptiva

Para este tipo de tratamiento de ortodoncia se requieren aparatos fijos y se suele aplicar a pacientes jóvenes  que ya comienzan a padecer los síntomas de la maloclusión, antes de que empeore el problema. Es decir, que evite un crecimiento anómalo de la morfología craneofacial.

Ortodoncia correctiva (con los dientes permanentes ya desarrollados)

En estos casos, la ortodoncia correctiva se basa en aquellos pacientes que ya tienen una maloclusión prácticamente definitiva, por lo que ya ha alterado la morfología funcional y/o estética de la boca, algo que se constata en la deformación del arco dentario.

ortodoncia correctiva

Para conseguir devolver a la normalidad morfológica del paciente, generalmente de edad adulta, se pueden utilizar aparatos removibles o fijos, en función del caso.

Tipos de ortodoncia

Según el tratamiento ortodóncico que sea necesario implantar, deberemos de utilizar un tipo de ortodoncia u otro.

Ortodoncia fija

La ortodoncia fija nos permite hacer cualquier tipo de cambio de cara a conseguir una corrección a fondo. Para ello, se utilizan bandas y brackets cementados en cada una de las piezas dentales.

ortodoncia fija

Si bien es cierto que la ortodoncia fija permite hacer cambios en algunos casos imposible para las ortodoncias removibles, la desventaja evidente de estas fijaciones es la higiene oral. Así, es necesario cepillarse los dientes de forma exhaustiva.

Correcciones de la ortodoncia fija

Entre algunas de las correcciones que se consiguen mediante las ortodoncias fijas se encuentran las siguientes.

Malposición dentaria: la raíz o corona está desplazada vertical u horizontalmente y es necesaria enderezarla.

Rotación de dientes: gracias al control de la ortodoncia fija, se permite rotar los dientes hacia la posición adecuada.

Cierre de espacios: la ortodoncia fija permite cerrar espacios en bloque. Es decir, corona, raíz y pieza dentaria, conforme al resto de piezas colindantes.

Relación de incisivos: la ortodoncia fija es la única que permite la rotación de los dientes incisivos.

Movimientos múltiples: la ortodoncia fija permite un exhaustivo control de la orientación de cada una de las piezas dentales.

Tipos de ortodoncias fijas

Brackets externos

En este caso, los brackets se colocan en el exterior de la arcada. Generalmente metálicos, son los aparatos fijos que todos conocemos “de toda la vida”. Hoy en día, estos brackets, con el fin de que no sean tan visibles, pueden ser de otros materiales, como el zafiro, la cerámica o plástico.

brackets externos

Ortodoncia lingual

La ortodoncia lingual corresponde a la colocación de los brackets en la zona interior de la arcada, por lo que es uno de los tratamientos más demandados al ser menos visibles que los brackets externos convencionales.

ortodoncia lingual

Ortodoncia removible

La ortodoncia removible no permite las mismas correcciones que la ortodoncia fija y, debido a que son ortodoncias extraíbles, la corrección es mucho más lenta que la fija. Por eso, algunos de los pacientes no pueden ser tratados mediante este tipo de ortodoncias.

ortodoncia removible

Entre los aspectos positivos de las ortodoncias, podemos encontrar la posibilidad de quitarnos el aparato para cepillarnos los dientes, por lo que es un proceso mucho menos complejo. Además, nos permite mantener nuestra estética mientras lo utilizamos.

Tipos de ortodoncias removibles

Para este tipo de ortodoncias, existen varios tipos de ortodoncias removibles.

Ortodoncia infantil

Se tratan de aparatos que se fijan mediante ganchos en los molares y que se deben de llevar durante la noche y varias horas al día. Son aparatos típicos para niños que necesitan de un tratamiento preventivo y que tienen la ventaja de que se pueden extraer par comer y para lavarse los dientes.

Ortodoncia Invisalign

La ortodoncia Invisalign es una de las más demandadas, ya que es perfecta para adultos. Hablamos de una ortodoncia invisible de un material plástico especial que se ajusta mediante alineadores cada dos semanas. Son perfectos para el público adulto porque permite las correcciones pertinentes sin que apenas se note visualmente.

invisalign

Aquí puedes consultar más información sobre nuestros servicios de ortodoncia Invisalign y en este vídeo os explicamos en qué consiste.

Con toda esta información, esperamos que tengáis una idea completa de lo que es la ortodoncia, para qué sirve y cuáles son las mejores soluciones. Si tenéis alguna consulta, no dudéis en hablar con nosotros.